¿Te has dado cuenta que desde que empezaron las navidades está tu inbox repleto de todas las ofertas, de todos los programas, de todas las maneras para que tú crees un 2015 extraordinario, etcétera, etcétera? Y que no te quepa la menor duda de que pronto vas a estar recibiendo mi oferta de mis programas, pero antes de eso, hoy la invitación es otra, la invitación es a que antes de estar pensando en qué es lo que quieres generar, en cómo te quieres proyectar para el año que comienza bastante prontamente.

Celebrar los logros

Antes  de irte ahí, la invitación es a que te detengas, es a que pares y a que te regales lo siguiente, hacer un alto de celebración. ¿Celebración de qué? De ti y de todos y cada uno de los logros en tu 2014. Esto es fundamental, porque cuando celebramos le estamos enviando un mensaje al cerebro de que estamos teniendo éxito, de que estamos teniendo logros y esa energía de éxito, de logro, de la expansión, te va a propeler, te va a mover, te va a impulsar  a lo próximo.

Desde esa energía es desde donde tú quieres estar declarando, proyectándote y comenzando a  pensar qué es lo próximo para ti. La posible trampa en este momento es la trampa de la perfección o del juicio. Tal vez declaraste cosas al principio del año que no has logrado todavía, pero, tal vez le has dado un diez por ciento, un veinte por ciento, un cuarenta por ciento, ese cuarenta, treinta o diez por ciento tú quieres reconocerlo y más que reconocerlo, celebrarlo.

Este es el tiempo de que pares a celebrar, desde los logros más grandes hasta los más pequeñitos. Para mí un logro gigantesco es que escribí mi primer libro, ese fue un logro grandísimo, pero tuve otros logros igualmente importantes, tal vez hasta más profundos y más importantes a largo plazo en mi vida que tal vez no son tan públicos o reconocibles. Todos esos logros están en mi lista. Todos los tuyos, tal vez te leíste un libro que llevabas tres años posponiendo leer o tal vez comenzaste a leer, tal vez aprendiste una nueva receta, tal vez comenzaste a relacionarte con tus hijos de una manera nueva. Tal vez tuviste algún logro extraordinario profesionalmente hablando. Todos y cada uno de tus logros, tú vas a reconocer primero que nada y a celebrar.

 

Cómo empezar a celebrar

Vas a preparar tu espacio. Para comenzar esto, la primera vez que lo hagas lo vas a hacer preparando tu espacio y yo te invito a que lo prepares como a ti te inspira. A mí me encanta, por ejemplo, una velita con una fragancia mía favorita, tal vez un incienso, una música favorita, que me relaje, que me haga sentir expansiva.

Y desde ahí, una vez tengas preparado el espacio, lo que vas a hacer es tomar unas cuantas respiraciones lentas y profundas y vas a comenzar a escribir. Y vas a escribir sin parar, todo lo que te llegue. ¿Y sabes lo que yo sé, te auguro que va a pasar? Porque esto es lo que me pasó a mí la primera vez que hice esto. Te vas a dar cuenta que hay tantas cosas que has logrado, que no tienes ni consciente cuando comienzas a escribir pero van a seguir aflorando y aflorando. Ese va a ser el primer paso.

El próximo paso va a ser que vas a compartir esto y la idea es que lo compartas en ánimo de celebración, no es que solamente se lo leas a alguien, no, no, no. Es que tú vas a sacar un tiempo aparte, lo idóneo es que lo hagas con un grupo, yo le llamo “tu tribu”. Si aún no has identificado tu tribu, no importa, ya la vas a identificar. Pero yo estoy segura que hay por lo menos una persona en tu vida que te ama incondicionalmente, que se disfruta y celebra tus logros, a quién tú puedes invitar a que haga lo mismo y pueden juntarse para compartir ese momento. Lo importante es que no sea como un “mmm… a ver, qué es lo que he logrado”, no, no, no. Lo importante es que le des significado, que genuinamente sea un momento de reunirse con ese propósito, el propósito de celebrar los logros, los tuyos, los mutuos; se dé ese espacio y esa energía.

El resto del mes la invitación,  como dicen los autores de The one minute manager, Spencer Johnson y Kenneth Blanchard, el resto del tiempo la invitación es a que mantengas un diario de logros. Yo te invito que el resto del mes tú estés haciendo un diario, todos los días, qué lograste desde lo más grande a lo más pequeño. Eso te va a instalar en la energía del logro y del éxito, en la energía desde donde tú quieres estar declarando lo próximo.

Y con eso vamos a trabajar en nuestro próximo vídeo. Si encontraste valor en este vídeo, pásalo, regálalo, dale share, y si quieres más de esto en tu inbox, echa para acá, para ivetterodriguez.com.

Mi libro Cuentos de tu loca, mensajes de tu sabia está a la venta en todas las tiendas de la isla, al igual que Beta Book Café en Plaza las Américas y Plaza Carolina y el resto de las librerías de nuestra isla y si quieres bajarlo de Amazon, haz click aquí www.ivetterodriguez.com.

Comentarios

comentarios