¡Hey! Soy Ivette y hoy tenemos pizarrita. ¿Sabías que hay algo que se llama tu set point de la felicidad? Me explico.

El set point de la felicidad

Tú y yo, según el campo de la psicología positiva —y es que para mí es uno de sus grandes aportes  a mi vida y que quiero pasar a tu vida—, es que tú y yo y todos los seres humanos del planeta tenemos una cosa que se llama el set point de nuestra felicidad. Es algo así como tu temperatura promedio, la temperatura a la que tú regresas normalmente. Ese espacio típico de donde tú operas cuando regresas de las altas altas o de las bajas bajas. Porque, vamos a estar claros, si nos pegamos en la loteria ahora mismo, pues, todos vamos a estar súper felices y gozosas. Pero, eventualmente, y esto es ciencia, vamos a regresar a nuestro punto base, a ese set point. De igual manera, si experimentamos pérdidas terribles y dolorosas, nos vamos a deprimir, pero eventualmente también, que tiende a ser entre tres meses y un año, vamos a regresar a nuestro espacio promedio.

Ahora, ese set point es distinto para todos nosotros. Tú te has dado cuenta que hay gente que es como bien feliciana, como que no importa que esté pasando o no tiene que pasar nada grandioso están, básicamente, bien felicianos. Y hay otros que sin que tampoco esté pasando nada terrible estás más o menos melancólicos, angustiosos. ¿Te acuerdas que hace un vídeo, dos vídeos atrás yo compartí que hace tres años tuve un duro despertar y me di cuenta que no era una mujer feliz? No es que nunca hubiera tenido momentos de felicidad, pero todos mis momentos eran ligados a un evento. Algo chévere pasaba, yo estaba ¡yuju! Pero luego, el espacio al que yo regresaba no era muy feliciano que digamos. Y eso a mí me estremeció.

Podemos subir el set point de la felicidad

Ahora, la buena noticia, porque esta es la noticia espectacular de todo esto, es que podemos subir nuestro set point, de tal manera que cuando bajemos de las altas o regresemos de las bajas, el espacio al que regresamos sea cada vez más alto. ¿Cómo así? Vamos a ver.

El set point de todos nosotros se compone el cincuenta por ciento, genético. Cuando yo leí esto, yo pensé “oh no, el cincuenta por ciento genético, oye que cosa terrible, o sea, que si yo nací con el DNA de los melancólicos, pues yo no puedo hacer nada”. No, no. Quédate conmigo porque esto se va a poner progresivamente mejor. Así que el cincuenta por ciento es genético. El cuarenta por ciento tiene que ver con mis pensamientos y mis acciones o comportamiento. Aquí, yo sí tengo muchísimo control, porque tú puedes manejar tus pensamientos y yo los míos. Siempre tú puedes escoger un pensamiento mejor, siempre tú puedes escoger una acción que te empodera y te mueve, en vez de una que te desempodera [sic] o te atasca. Y el diez por ciento restante, esto me pareció fascinante, es el afecto circunstancial. Esto es impresionante para mí porque tendemos a ir por la vida como si las circunstancias de verdad fuesen tan determinantes. Como “oh no, yo no puedo ser feliz porque tal o cual cosa está pasando”. Pues dice la ciencia, que verdaderamente, en términos de tu set point de felicidad, las circunstancias son solamente un diez por ciento.

 

Administra tu 50 , 40 y 10

 

Ahora, quédate conmigo. Porque si miramos esto, podríamos pensar que solamente tenemos control entonces de un cuarenta por ciento, porque el diez por ciento es de las circunstancias, no las podemos controlar; el cincuenta por ciento es genética; pues entonces, me queda un cuarenta. No. No es así. Mira qué sabroso se pone esto.

Sabemos hoy día, y esto es ciencia, esto nos llega a través del campo de la epigenética, que aún este aspecto genético que en el pasado pensábamos que no podíamos hacer nada al respecto, ya hoy sabemos a través de la ciencia, que sí podemos hacer, que hay mucho de  ese aspecto genético que podemos impactar y transformar a través del manejo de nuestro pensamiento o de nuestras interpretaciones. De tal manera entonces,  que tú y yo no solamente podemos impactar nuestro set point de felicidad hasta un cuarenta por ciento ni un cincuenta por ciento. Lo podemos impactar hasta un noventa por ciento.

Yo no sé tú, pero a mí, eso me parece extraordinario. Y a esto me refería cuando te compartí en el vídeo anterior que los últimos tres, cuatro años de mi vida, me he dedicado al estudio profundo de esto, de cómo subir el set point de felicidad, el tuyo, el mío. Esto es que se trata, esto existe, esto se logra. Yo soy ejemplo y yo no estoy sola, pero yo puedo hablar con propiedad como diría mi papá, yo puedo hablar con propiedad de este detalle, porque esto yo lo he vivido.

 

Define tu nivel de felicidad

 

Así es que, tu homework. ¿Cuál es tu homework? Número uno  —voy a guardar la pizarrita—, número uno, como siempre lo primero es reconocer, es hacerte la pregunta con sinceridad, esto es de ti para ti, no se lo tienes que contar a nadie. Pero, te vas a pregunta con honestidad, en una escala, vamos a decir, inventarnos una escala del uno al cinco en la que cinco es “wao, verdaderamente me siento gozosa, celebro la vida, tengo un sentido de paz y de bienestar y de gozo natural, bien alto. Cuando regreso de las altas, regreso a un espacio bien feliciano, bien chévere. Cuando vuelvo de las bajas, vuelvo ahí. Soy un cinco”. Un uno sería “Pfff, yo no quiero ni salir de abajo de la cama”. Y tres tal vez, podría ser “Bueno, yo no estoy tan mal como mi vecino, yo no soy tan angustiado ni tan melancólico”. No sé, pero, pregúntate tú, honestamente. ¿Dirías tú que tu set point natural tiende a ser alto? ¿O tiende a ser bajito? ¿Dirías tú que hay espacio para mejorar, dirías tú que para ti podría ser muy valioso practicar e incorporar herramientas y estrategias para subir ese set point, ese punto base de felicidad?

Y luego, pregúntate —porque, acuérdate que todo este noventa por ciento está sujeto a tus pensamientos y a tu comportamiento— ¿qué pensamiento o barrera podrías comenzar a trabajar hoy mismo, qué acción podrías comenzar a tomar hoy mismo? Que te apoyaría a que ese punto base se vaya elevando poco a poco.

 

Y si te gustó este vídeo, ya tú sabes. Pásalo, like, share, mándalo a  todas las mujeres fabulosas que llegan a tu mente en este momento. Te invito siempre a que vengas a ivetterodriguez.com. Te espera, al inscribirte, el audio gratis “El secreto de tu sabia”. Aprovecha porque lo voy a estar cambiando bien pronto, así es que para que te lleves este y luego también el próximo, si quieres. Te van a estar llegando vídeos a tu inbox, y cada vez tus visitas a ese inbox que tanto te hala van a ser más divertidas y más emponderantes [sic]. Mientras tanto, ámate, celébrate y date permiso ya.

 

¡Hey! Soy Ivette. Si te gustó el vídeo que acabas de ver, te movió, te inquietó. Esto es lo que tú quieres hacer ahora mismo, en este momento. No esperes, no lo dejes para después. En ivetterodriguez.com vas a entrar a “Locas, sabias y felices”, haces click, y te va a llevar directamente a todos los detalles y registros para Locas, sabias y felices, el evento.

El sábado 14 de noviembre, un día extraordinario. Lo vamos a pasar de película. Vamos a pasar un día completo tú, yo y muchas mujeres fabulosas como tú, trabajando, aprendiendo, gozando, disfrutando. Todo acerca de cómo ser mujeres mucho más plenas, gozosas y felices sin que nadie allá afuera tenga que cambiar, sin que nada tenga que ser diferente.

Va a ser un día glorioso. Entra ahora. El precio Early bird termina el 16 de octubre, toma acción ya. Tú mereces estar ahí. Nos vemos.

 

 

Ivette Rodríguez presenta: Locas, sabias … ¡y felices! El Taller. Sábado 14 de noviembre, San Juan, Puerto Rico.

Comentarios

comentarios