¡Bienvenida, soy Ivette!

Ivette Rodríguez

Ivette Rodríguez

Tu presencia me dice que estás lista para moverte a un espacio más grande. ¡Espectacular, te reconozco!

Creo, desde el fondo de mi corazón, que somos grandes y poderosas mas allá de toda medida y que el tiempo ha llegado para que juntas y masivamente reclamemos esa grandeza. Estoy convencida de que sólo desde nuestra libertad y alegría podemos hacer la diferencia en el mundo que nuestra esencia dadora nos pide que hagamos. Con nuestros hijos, nuestro entorno, nuestro planeta. También estoy convencida de que accesar nuestro poder no tiene que estar reñido (como nos ha ensenado nuestra cultura) con mantener nuestra suavidad y femineidad.

Mas allá de eso creo que los tiempos que vivimos requieren de mujeres plenas, gozosas y poderosas. Creo también que eso somos todas si nos lo permitimos. Si nos comprometemos con nosotras mismas. Si trabajamos conscientemente con todo aquello que de una manera u otra nos ha detenido.

He llegado a estos convencimientos a través de mi proceso personal. Un proceso que comenzó como resultado de los violentos vientos de una relación que no merecía, pero que permití, y fué a su vez de inmensa bendición ya que marcó los primeros pasos de un camino de transformación el cual ya cumple casi veinte años.

Durante ese tiempo he tenido el privilegio de compartir y trabajar en calidad de coach con cientos y hasta miles de mujeres a través de casi una docena de países. Por eso estoy tan convencida de nuestra grandeza y de que quien único puede detenernos somos nosotras mismas.

Este espacio es para ti, para nosotras. Para crecer, reír o llorar y celebrar juntas mientras nos acercamos, cada vez más, a nuestra voz auténtica, a esa que está mas allá de todos los roles, circunstancias o mandatos culturales. A esa voz que te está llamando desde adentro. A esa voz que te trajo hasta este espacio.

Estoy aquí para ti. ¡Que bueno que llegaste!

En amor y respeto,

Ivette