Perdonar no es lo mismo que aprobar

Soy Ivette Rodríguez, creadora de Tu vida es ahora y autora del libro Cuentos de tu loca, Mensajes de tu sabia. Estrategias para amarte y ser feliz ahora. Vamos directamente con el cuento de tu loca y mensaje de tu sabia para el día de hoy que es el número treinta y cuatro y en tu libro está en la página ciento sesenta y nueve —me río porque no veo nada pero me lo había memorizado.

Tu loca: Perdonar es igual a aprobar o a estar de acuerdo.

Tu sabia: Nada, pero nada está más lejos de la verdad.

Perdonar no tiene nada que ver con aprobar ni con estar de acuerdo con nada ni con nadie. Perdonar, simple y sencillamente, se refiere a soltar. A soltar y dejar ir, a volver a respirar profundo. Lo haces por ti y para ti. Perdonar no es tanto una acción de gente buena como es una acción de gente inteligente. Tú eres una mujer inteligente, tú mereces perdonar por ti y para ti. Tú mereces perdonar por puro egoísmo y amor propio. Tú mereces perdonar para reclamar toda esa energía que tienes atrapada en el pasado y traerla aquí y ahora, a tu presente; para tener tú poder disponible para ti, para aquí y ahora en el presente, que es lo único que existe, tener todo de ti disponible para crear tu mejor futuro.

 

Vivir del lado del perdón

Perdonar es la manera más efectiva y más rápida de pasa de ser la víctima de las desgracias de tu vida a convertirte en la heroína de tu saga. ¿Quién crees tú que la va a pasar mejor, la víctima o la heroína? ¿Quién crees tú que va a tomar las decisiones más acertadas a la hora de decidir quién ser o qué hacer en pos de crear tu mejor futuro?

Práctica para hoy. Como hemos dicho antes, siempre tenemos en el libro cuatro, cinco, seis prácticas diferentes, pero yo, por la brevedad del medio, escojo una. La que escogí para ti hoy es la siguiente. Y te recuerdo no son los conceptos sino las prácticas las que van a cambiar la calidad de tu vida. Por ende, esta es tu asignación. Vas a escoger un suceso de tu vida, algo real, algo que te ha sucedido y vas a contarlo en dos versiones diferentes. Una vez más te invito a que lo escribas, escribe que escribir es bien poderoso.

Vas a escribir la versión víctima y vas a escribir todos los horrores que te hicieron y como te marcaron para siempre y todas las desgracias que se suscitaron. Esa es tu versión víctima. Pero luego, vas a escoger el mismo evento, no me vas a cambiar el evento, y vas a escribirlo desde la narrativa de la heroína. En otras palabras, tú vas a estar enfatizando de qué manera cada obstáculo, cada reto te ha servido para ser más grande, para acceder más de ti. Tú vas a estar enfatizando de qué manera todo lo sucedido es precisamente la razón por la que hoy tú estás más lista que nunca antes para crear tu mejor vida ahora.

Y luego tú las vas a leer y te darás cuenta cuál de las dos versiones te hace sentir más grande, más poderosa, más feliz.

 

El regalo más grande

Nos movemos a la afirmación y la afirmación es la siguiente. Perdonar es el regalo más grande que me puedo dar a mí misma.

Y finalmente nuestra cita de cierre es la siguiente. “Odiar es una carga demasiado grande. Le hace más daño al que odia que al odiado”. Y eso lo dijo nada más y nada menos que Coretta Scott King, la viuda del reverendo Martin Luther King.

Con eso nos despedimos por hoy, y te invito una vez más, si te encantó este vídeo a mí me encantaría que lo compartas con todas esas mujeres que te llegan a la mente en este momento. Ven para acá, a ivetterodriguez.com, LocaSabia.com, déjame tus mensajes, déjame tus comentarios, de qué manera has manejado tú temas de perdón en el pasado y de qué manera estás manejando algún tema de perdón hoy mismo. Y mientras tanto, ámate, celébrate y date permiso ya.

Comentarios

comentarios