Ser perfecta es imposible

Lo prometido es deuda y hoy comenzamos con el primero de los cuentos de la loca y los mensajes de la sabia. Yo me encomendé y este es el que me llegó para ti hoy. Si tienes tu libro, en tu libro es la página sesenta y seis. Y este es el cuento de tu loca y mensaje de tu sabia número seis. Y dice así.

Tu loca: Tengo que ser perfecta o hacerlo todo bien

Tu sabia: Mi amor, perseguir la excelencia puede ser un gran valor, pero ser perfecta es imposible, o sea, irrealizable, o sea, olvídate de eso.

Lamentablemente, de acuerdo con numerosos estudios en el campo del comportamiento humano, este es uno de los cuentos más arraigados en la psique femenina y nos está costando nuestra felicidad, nos está costando altísimos niveles de estrés y de ansiedad.

Según estudios de la universidad de Harvard, las mujeres estamos dos veces y media más deprimidas que los hombres, una de cada cinco de nosotras toma antidepresivos. De ese grupo, sólo una de cada cuatro va a buscar ayuda y la felicidad de la mujer está en descenso.

Abrazar nuestra imperfección es amarnos

Como si eso fuese poco, los estudios de la socióloga Brené Brown, enfocados específicamente en relación al tema de nuestra obsesión con ser perfectas, arrojan  lo siguiente: solamente abrazando nuestra imperfección seremos capaces de amarnos totalmente; y solamente amándonos totalmente vamos a poder dar lo mejor de nosotras.

Piensa, el perfeccionismo es paralizante. El abrazar nuestra imperfección nos permite, nos libera la energía para lanzarnos tras todas aquellas cosas que el perfeccionismo nos está impidiendo. Y lo voy a repetir. Sólo abrazando nuestra imperfección seremos libres para lanzarnos tras todos los anhelos de nuestro corazón.

Abrazar tu imperfección no es igual a abrazar la mediocridad. Es exactamente lo contrario. Es liberarte para poder ir tras todo lo que anhelas en excelencia, mas no paralizarte desde la perfección.

Como dije anteriormente, en cada uno de estos segmentos escritos, siempre van a haber prácticas, luego va a haber una afirmación y vamos a finalizar con una cita. Hay varias prácticas por cada escrito, en este caso hay una, dos, tres, cuatro, cinco prácticas, en la página sesenta y cuatro —yo me voy a tomar la libertad, por la brevedad de este medio, de escoger una práctica por cada vídeo. En este caso esta es tu práctica o asignación. Recuerda, no son los conceptos los que van a transformar tu calidad de vida, van a ser tus prácticas. Siempre vamos a tener prácticas. En este caso es la siguiente.

Vas a sacar tu libretita. Necesitas tu libretita para tu proyecto de vida  que eres tú. Vas a sacar tu libretita y vas a escribir —y escribe, hay inmenso valor en escribir, no lo hagas solamente mentalmente, escribe— “Mi perfeccionismo me está costando…” y lo vas a completar. Por ejemplo, mi perfeccionismo me está costando disfrutarme a mis hijos, o mi perfeccionismo me está costando amar, o mi perfeccionismo me está costando lanzarme tras un proyecto anhelado, o lo que sea verdadero para ti. Ésa es tu práctica y nota ¿qué descubres, qué aflora para ti?

 

Hay algo más valioso que la perfección

Tu afirmación, que en este caso también es una práctica, fíjate, va a ser lo siguiente. Tu afirmación es: “Yo valoro”, es más yo le añadiría tu nombre, como yo Ivette por ejemplo. “Yo Ivette valoro —blanco— más que ser perfecta”. Por ejemplo, yo Ivette valoro arriesgarme más que ser perfecta, o yo Ivette valoro disfrutar de la gente que amo más que ser perfecta, etcétera, etcétera.

Y finalmente, nuestra cita de cierre es la siguiente, me encanta. Lo dijo Ann Joseph, una psicoterapeuta y escritora de varios best sellers en el campo de la psicología, “El perfeccionismo es auto abuso de primer orden”

Con esto me despido por hoy, te recuerdo que si quieres más de esto y de muchísimos regalitos que van a enriquecer tu vida, ven y acompáñanos en ivetterodriguez.com, o LocaSabia.com, donde también te puedes regalar el libro, me honras a mí y te haces un regalo a ti. Ivetterodriguez.com o LocaSabia.com, ahí te espero. Recuerda, si te gustó este vídeo, a mí me encantaría que lo pases, que lo regales a todas las mujeres que te llegan a la mente en este momento. Y también te recuerdo que quiero escuchar de ti, escríbeme, cuéntame qué descubres de ti. Entre tanto, ámate, celébrate y date permiso ya.

Comentarios

comentarios