Soy Ivette Rodríguez, creadora de Tu vida es ahora y autora del libro Cuentos de tu Loca, Mensajes de tu Sabia, y estoy aquí para decirte: No hagas tus resoluciones de Año Nuevo, no todavía.

¿Ya celebraste?

Antes de que hagas eso, yo te pregunto, ¿ya celebraste? Pero, celebraste quiere decir, ¿celebraste tus logros del 2015? ¿O estás descartando algunas cosas? Porque este es el momento del año en el que podemos caer en la posible trampa de mirar aquellas cosas que no logramos, o descartarlas, o peor aún, caernos a golpes.

Celebrar algunas cosas y las otras dejarlo como que esto no pasó y guardarnos esa sensación de “wow, no lo logré”; eso no es lo que queremos hacer. Tú no quieres hacer tus resoluciones del nuevo año desde ese espacio. Tú quieres hacer tus resoluciones desde un espacio de genuina celebración. Tal vez hay cosa que declaraste y solamente lograste un diez por ciento. ¿Sabes qué? Ese diez por ciento es bien importante que lo celebres. Así es que, antes de mirar al futuro es bien importante que te detengas.

Identifica lo que puedes celebrar

Yo te invito, como siempre, a que busques lápiz, papel [bueno, yo uso lápiz como usar bolígrafo, pero a mí me encanta escribir en lápiz], así que yo te invito a que busques tu lápiz, tu bolígrafo, tu compu, tu pad o lo que sea que te funciona a ti y te regales un ratito contigo, para de verdad reflexionar y mirar este año que está terminando. ¿Qué pasó? ¿Quién fuiste? A lo mejor, no es el año de los mayores logros. A lo mejor, ha sido un año bien retante [sic], y sin embargo, ha sido un año de grandes lecciones. ¿Qué puedes reconocer de ti al cierre de este año? A lo mejor, lograste cosas grandísimas, apunta esas. Todo absolutamente. Dedícate a identificar auténticamente, no es a que te engañes, es a que puedas identificar auténticamente todo lo que tú puedes celebrar.

A lo mejor, cierras el año relacionándote con tus hijos de una nueva manera. A lo mejor cierras el año habiendo tomado un gran riesgo o reto en tu mundo profesional. A lo mejor, cierras el año pudiendo celebrar que has cultivado amor propio, paz interior. Lo que sea. Es bien importante que te tomes el tiempo de notarlo, de anotarlo y de celebrarlo públicamente. De reunirte por lo menos con un amigo o una amiga querida, con alguien especial, con alguien que genuinamente celebra contigo y por ti.

Esto, para que estemos claras, no solamente te va a hacer sentir muy bien sino que fisiológica y bioquímicamente, ese es el espacio desde donde tú quieres celebrar lo nuevo. Porque cuando celebramos de esta manera le estamos enviando al cerebro un mensaje de que estamos siendo exitosas. Desde ahí es que tú quieres declarar.

Es el momento de comenzar tu proyecto más importante: TÚ

Así es que ve y busca tu libretita, tú sabes que es bien importante. Si no la tienes aún, este es el momento para comenzar tu proyecto más importante, que eres tú. Tu relación más importante, de donde parte todas las demás, es tu relación contigo. Así que me retiro ahora para que busques tu libretita y comiences de verdad a identificar, a reconocer y a celebrar.

Te quiero mucho. Si has visto valor, te ha encantado este vídeo, a mí me encantaría que lo compartas, que se lo pases a las mujeres que te llegan a la mente, que tú sabes que se podrían beneficiar. Te quiero mucho, seguimos.

Pasa a la acción

¡Hey, Ivette aquí! ¿Ya tomaste acción? ¿Estás adentro de El año de tu vida ahora, 2016, en Telecurso Interactivo? Pues si no lo has hecho todavía, dale. El precio Early Bird de ciento noventa y siete dólares solamente, por el año entero. Una oportunidad que no se va a repetir, escúchame bien, no se va a repetir, termina el 31 de diciembre. Si no has tomado acción todavía, dale. Tú te mereces estar ahí. Esto va a estar espectacular. Te espero.

Comentarios

comentarios