Y en este ahora presta mucha atención porque hoy trabajamos con un tema que es fundamental a la hora de crear la felicidad, la calidad de vida que tú estás aquí para crear y es el tema de la calidad de tus preguntas.

Depende de tus preguntas

Uno de mis maestros favoritos de todos los tiempos, Tony Robbins dice que la calidad de tu vida es una función directa de la calidad de tus preguntas. ¿Cómo así? Pues bueno, vamos a poner un ejemplo. Vamos a decir que tú le dices a tu cerebro lo mismo, “busca todo lo rosado que hay en este salón”, tu cerebro inmediatamente se va a enfocar, va a empezar a eliminar, a desenfocarse de todo lo que no es rosado para ir directo a lo rosado.

De esa misma manera, nosotras podemos dirigir nuestro cerebro a enfocarse en aquellas cosas que nos van a proveer una experiencia de pasividad, una experiencia de bienestar, de paz, de felicidad.

Vamos a imaginarnos por ejemplo, que algo sucede en tu vida, vamos a decir que alguien que quieres mucho, tu hijo, tu pareja, alguien x, se comporta de una manera que no te gusta. O vamos a imaginar que sucede algo, un imprevisto en la vida, algo difícil, algo complicado, algo doloroso. Vamos a plantearnos el mismo escenario con dos tipos de preguntas.

Imagínate que ante cualquiera de estos escenarios la pregunta en la que tú te instales fuese ¿por qué a mí? Conoces gente que vive ahí. Yo he vivido ahí en algún momento y ya (No entiendo 2:12) yo pasó por ahí pero no vivo ahí. Y lo que pasa cuando vives en esa pregunta, ¿qué pasa? Vamos a ver qué pasa. ¿Qué pasa con alguien que vive en por qué a mí? La calidad de su vida se torna pesada, contraída, muy contraída, ¿por qué a mí? Entras en una modalidad de total victimato, cancelas tu creatividad, cancelas alegría, cancelas posibilidades.

Ahora, vamos a tomar los mismos tipos de escenario, vamos a decir que alguien se comportó de una manera que fue terrible, que pasa algo terrible. Imagina ahora, en vez de preguntar ¿por qué a mí? Imagina preguntar, si aquí hubiese alguna oportunidad para mí, ¿cuál podría ser esa oportunidad? O vamos a imaginarnos, si yo pudiese darle el significado a este evento ¿cuál sería un significado que yo le podría dar, que me va a apoyar a moverme a lo próximo, a lo futuro, a ser más grande, a estar mejor más pronto, a salir de esto rápidamente? ¿Puedes ver la diferencia?

 

Identifica el tipo de preguntas

La calidad de las preguntas, hay preguntas de muy alta calidad y hay preguntas de muy baja calidad, ¿cómo sabemos cuál es cuál? Las preguntas de alta calidad tú vas a saber que son de alta calidad porque van a abrir posibilidades, vas a saber que son de alta calidad porque te vas a sentir expansiva cuando te las haces. Las preguntas de baja calidad como por qué y por qué a mí, esas preguntas tú las identificas rápidamente que son de baja calidad porque te contraen, porque te entristecen, porque te atascan.

Así es que este es tu homework. ¿Por qué siempre tenemos homework, por qué tenemos tarea? Porque volvemos a lo mismo, no es tu conocimiento lo que va a transformar la calidad de tu vida, lo que va a transformarla calidad de tu vida son tus prácticas. Y el mero hecho de comenzar a notar, de comenzar a prestar atención, de comenzar a estar pendiente, “espérate, dónde estoy ahora mismo, en qué pregunta estoy ahora mismo”, eso nada más va a empezar a redirigir a donde se enfoca tu cerebro y por ende, la calidad de tu experiencia.

Así que la tarea es que durante la próxima semana vas a estar bien pendiente, notando cada vez que te hagas una pregunta de por qué o de por qué a mí, o cualquier otro tipo de pregunta que tú veas que en vez de hacerte sentir expansiva  y abrir posibilidades, tú notes que la cierra y lo que hace es que te atasca, te vas a preguntar a ti misma ¿qué otra pregunta podría hacerme yo en este momento que me ayudaría a ser feliz más rápidamente?

 

Y si te gustó este vídeo, a mí me encantaría que lo riegues, por ahí anda twitter, Facebook, dale share, dale like, mándaselo al inbox a todas las mujeres de tu vida. Y si quieres más de esto, echa para acá, ven para  ivetterodriguez.com y ya sabes, ámate, celébrate y date permiso ya.

Comentarios

comentarios