Decir NO es amarte y respetarte

Soy Ivette Rodríguez, creadora de Tu vida es ahora y autora del libro Cuentos de tu loca, mensajes de tu sabia. Estrategias para ser feliz ahora. Nos vamos hoy con el cuento de tu loca y mensaje de tu sabia número dieciséis que en tu libro es la página ciento tres.

Tu loca: Si digo no, soy mala mujer, mamá, esposa, amiga, amante, compañera, etcétera.

Tu sabia: Decir no, cuando la respuesta honesta y auténtica es no, es la mejor manera de practicar amor y respeto por ti misma.

No solamente es la mejor manera para practicar amor y respeto por ti misma, sino también es una manera fantástica para educar a la gente en tu entorno a escucharte y a respetarte.  Porque después de todo, la autoridad en tu vida eres tú misma; así que a ti te toca definir qué es lo que es sí y qué es lo que es no.

Aparte de eso, mira lo que sucede cuando la respuesta auténtica y verdadera es no pero tú dices que sí por evitar un conflicto. Es más, ¿qué has notado tú qué pasa? ¿Qué tiende a suceder? Que más adelante en el camino, el conflicto que trataste de evitar se va a suscitar, excepto que mucho más grande. Entonces, es un círculo vicioso en el que entramos y que verdaderamente no funciona.

Decir NO es poner límites saludables

También cuando le decimos que no a la gente en nuestra vida, si es que esa es la respuesta auténtica, los estamos honrando a ellos. Porque cuando tú le dices que no a alguien en tu vida, tú le estás dejando saber algunas cosas bien importantes.

Número uno, les estás dejando saber, que ellos son lo suficientemente grandes y poderosos para que escuchen un no y manejarlo. También le estás dejando saber a esa persona que te importa tanto la relación que la quieres mantener limpia, que la quieres mantener al día.

Decir no cuando es no es la mejor manera para crear límites saludables en tus relaciones y para mantener todas tus relaciones abiertas y limpias. Porque cuando dices sí cuando es sí y no cuando es no, no estás ni acumulando resentimiento ni vas a estar pasando factura; que esa es una de las cosas más dañinas en nuestras relaciones, cuando pasamos factura. Pero si yo digo sí cuando es sí y no cuando es no, pasar factura no viene al caso.

Decir no, no tiene que ser tan intimidante como puede parecer. Tú puedes decir que no de muchísimas maneras, tú puedes decir no con muchísimo amor, te amo, te adoro y la respuesta es no. O, me encantaría poder decirte que sí pero no va a poder ser esta vez; o, seño jefe, yo le promete que voy a tenerle esto listo mañana mismo, pero hoy no va a poder ser, etcétera.

Práctica para el día de hoy. Y la práctica es la siguiente. Identifica la última vez que le saliste a alguien de atrás para lante —así decimos en Puerto Rico—, o la última vez que tuviste un exabrupto, que tuviste una reacción que no tenía aparente relación con lo que estaba pasando en ese momento o tal vez, un poquito demasiado agresiva. Identifica un suceso de esa naturaleza en tu vida y luego, dale un poquito marcha atrás y pregúntate qué podías haber hecho para evitar eso. Y yo te pregunto, será que tal vez si hubieses dicho un no a tiempo ese exabrupto había podido ser evitado.

 

Decir NO, te hace sincera

Nuestra afirmación es la siguiente. Cuando me atrevo a decir no, aún en medio del temor, soy amorosa y real conmigo y con los demás.

Y finalmente, nuestra cita de cierre. “No hay nada más agotador que no ser sincera” y lo dijo [Lynn Brooks], quien fue periodista, autora y piloto norteamericana.

Con eso decimos hasta luego por el día de hoy. Te recuerdo, escríbeme, déjame saber de ti. Ven para acá, para ivetterodriguez.com, LocaSabia.com, y tus visitas a tu inbox van a  ser cada vez más divertidas y cada vez más empoderantes [sic]. Ámate, celébrate y date permiso ya.

 

Ivette Rodríguez presenta: Locas, sabias … ¡y felices! El Taller. Sábado 14 de noviembre, San Juan, Puerto Rico.

Comentarios

comentarios