Todas, escúchame bien, todas y cada una de nuestras decisiones tienen todo que ver, escúchame bien, con el espacio o el estado emocional en el que estamos al momento de tomarlas. ¿Qué quiere decir eso? Eso quiere decir, obviamente, que queremos cultivar en nuestro mejor momento mucho más tiempo y mucho más a menudo. Queremos cultivar estar en estados emocionales exaltados o lo que se llama en el campo de la psicología, experimentando las emociones regenerativas como amor, gratitud, alegría, entusiasmo.

Queremos hacer todo lo que esté en nuestras manos para podernos mantener en estos estados más frecuentemente y por periodos de tiempo más largos, de modo que las decisiones que tomemos momento a momento sean las mejores decisiones disponibles a nosotras en ese momento.

¿Cómo lo logro?

Ahora, una de las maneras de lograr esto es teniendo el corazón abierto. Las investigaciones muestran que una de las cosas que separa a la gente altamente feliz del resto, y escúchame bien lo que dije, altamente feliz del resto, o sea de todos los demás, es precisamente eso, que mantienen, practican y cultivan conscientemente mantener el corazón abierto.

Ahora, ¿cómo se hace eso? Hay diferentes maneras, hay muchas de prácticas, sin embargo, hay una práctica que es bien sencilla, está disponible para todas nosotras y es bien usable, está a la punta, ahí a la punta de nuestros dedos momento a momento. Cuál es esta práctica. Pues, es algo tan sencillo como practicar gratitud. La gratitud, es más, hazlo ahora mismo, si tú ahora mismo cierras tus ojos y te pones las manos sobre el corazón y de repente conectas con algo que agradeces, lo que sea, puede ser tu salud, puede ser la silla donde estás sentada, puede ser tu perrito —como el mío que está ahí abajo ahora mismo aunque tú no lo veas—, puede ser ausencia de ruidos. Si tú conectas ahora mismito con algo que tú agradeces, te vas a dar cuenta de lo que sucede. En el instante en el que tú estás experimentando gratitud vas a experimentar expansión. Y cuando experimentamos expansión todo lo mejor se está activando en nosotras, la bioquímica de la felicidad, los neurotransmisores de la felicidad, las hormonas de la felicidad, el tono muscular de la felicidad. Todo lo bueno se activa cuando estamos en expansión.

¿Gratitud, qué es eso?

Y la gratitud nos lleva a la expansión y la expansión es la vida misma. Ahora, ¿qué es lo que esto conlleva? Realmente es bien sencillo, ¿qué es practicar gratitud? Practicar gratitud es algo tan sencillo como conscientemente darte la directriz a tu cerebro, orientarte tú misma hacia buscar momento a momento qué puedo agradecer. Y siempre hay algo que agradecer.

Por más tétrica que esté la situación siempre hay algo que agradecer. Y cuando nos programamos de esta manera, esto es lo súper chévere que pasa, que cuando nos ponemos en este camino, cuando conscientemente tú tomas la decisión de que tú quieres cultivar tu expansión, tú quieres cultivar tus emociones regenerativas y la gratitud es una manera de lograrlo rápidamente, cuando tomamos esta decisión lo que estamos haciendo es darle la instrucción a nuestro cerebro que busque lo que va a agradecer. Y si estamos buscando lo que vamos a agradecer es una manera de no estar buscando porque vamos a pelear, de no estar buscando qué me voy a criticar, de no estar buscando qué voy a juzgar, de no estar buscando de qué me voy a quejar, de no estar buscando a quién voy a culpar.

¿Viste? En el momento en que le doy a mi cerebro esa directriz “ok, estoy buscando momento a momento qué agradecer” y lo haces desde el egoísmo más puro y más maravilloso lo estás haciendo para cultivar tu propia expansión, para cultivar tu propio bienestar, y cuando estamos ahí, ¿qué tú crees que tú vas a dar de ti cuando estás en ese espacio? Todo lo mejor de ti, ese es el propósito.

Tarea

Homework, tarea. Tú sabes que conmigo la tarea viene, con eso tú siempre puedes contar. Vas a tener una libretita, algo, al lado de tu mesita de noche, y te vas a dedicar —regálate esto, hay investigaciones que muestran unos resultados extraordinarios con simplemente hacer esto, comprométete la próxima semana, yo te diría comprométete por el resto de tu vida, pero si no quieres pensar adelante, comprométete por una semana que tú vas todo los días antes de acostarte a apuntar de tres a cinco cosas que agradeces y no hay repeticiones.

Qué pasa cuando tú sabes que tú vas a tener que escribir al final del día de tres a cinco cosas que tú agradeces, toda tu orientación durante todo el día es de buscar lo que agradeces, lo que funciona, lo que te expande, lo que te da vida.

Pruébalo, ya tú sabes cómo es aquí la cosa, pura práctica. Yo te invito a que practiques esto y me contarás. Como siempre, lo más importante de todo esto es escuchar de ti, así que yo te invito a que me dejes tus comentarios, tal vez tú tienes una práctica tuya,  personal de gratitud que es espectacular y la quieres compartir y para mí y para todas las mujeres allá afuera va a ser maravilloso enterarnos.

Si te gustó este vídeo mi invitación es que lo compartas por lo menos con una mejer especial en tu vida, y si quieres más de esto ven para acá, a ivettterodriguez.com, será un privilegio inmenso recibirte y mientras tanto, ámate, celebra la mujer espectacular que eres y date ese permiso ya.

Comentarios

comentarios